Banco BASANovedadesNOVEDADES

Posicionamiento de la mujer en cargos gerenciales – Mamá y gerente… ¿Cómo conciliar ambos roles?

En esta entrevista, Montserrat Aponte, gerente de Comercio Exterior y Corresponsalía del Banco Basa, nos cuenta su experiencia de vida como mamá y como mujer que ocupa un alto cargo gerencial en una institución bancaria. 

 

• Cantidad, nombres y edades de tus hijos

Tengo tres hijos: la mayor tiene 18 años y está por iniciar su carrera de Arquitectura, y dos varones de nueve y seis años en plena etapa escolar, por lo que vivo etapas diferentes con cada uno de ellos. Soy chofer de jóvenes por la noche, y de equipos de fútbol o rugby de niños muy temprano de mañana los fines de semana. Me toca mirar ya un poco más de espectadora el desempeño de una, acompañar el despegue del otro, y estar muy de cerca en la etapa de aprendizaje inicial del más pequeño. En cada etapa busco estar incondicionalmente al lado de los tres, acompañando a cada uno con sus particularidades. 

Aunque a veces ellos quieran que las mamás seamos invisibles, y en cierto modo lo somos, aprendemos a camuflarnos, a disimular, a no asustarnos y actuar normales cuando la situación por dentro hace que se nos paren los pelos de punta, o nos rompa el corazón, poder crear y mantener ese vínculo de confianza; para mí lo más importante es que ellos sepan que soy incondicional, en las buenas y en las malas. En las buenas estoy para celebrar sus logros, y en las malas para acompañarlos en sus fracasos, o derrotas, para que vivan sus propios errores y siempre aprendan algo de eso.

 

• ¿Hace cuántos años trabajas en el banco y hace cuánto sos gerente?

Me desempeño como gerente de Comercio Exterior y Corresponsalía en el Banco Basa desde hace dos años y medio, aunque vengo de otra institución del sector financiero en donde era gerente y tengo responsabilidades similares desde hace más de nueve años. Estoy en el sector hace bastante tiempo, y las instituciones en las que desarrollé mi carrera profesional han visto crecer además de mi carrera a mis hijos: ellos nacieron y crecieron viéndome en este mundo.

Luego de un largo recorrido siendo mamá y gerenciando equipos, proyectos y desafíos, encuentro muchas similitudes en la gestión de cada rol. Como mamá me toca ayudar a desarrollar las cualidades y potenciales de cada uno de mis hijos, lo cual se asemeja a gestionar personas en el ámbito profesional, apostar al crecimiento, empoderándolas en sus capacidades. Cuando hay problemas, fallas o caídas, siempre tengo presente que uno debe ser duro con el problema, pero suave con la persona. Ser exigente en ambos escenarios no es lo mismo que ser intransigente, se logra mucho mas de un equipo o con los hijos mismos, logrando un compromiso de ambas partes. Si bien soy muy exigente, también soy muy protectora, y esto genera confianza y respeto en una relación ya sea como cabeza de equipo o de familia.

 

• ¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Algo que me mueve y me empuja a seguir creciendo, es el impacto positivo que puedo generar con mi gestión y mi trabajo, tanto en las personas de mi equipo, como en mis clientes, y claramente en el banco mismo; me gusta ser parte del cambio, de la evolución… hacer que las cosas sucedan es algo que me apasiona.

Tomar conciencia de que, con el esfuerzo diario, dedicación y constancia se logran enormes objetivos, y que a su vez esto puede ser un motor que genere el mismo entusiasmo en otros, me motiva a buscar siempre la mejor versión de mí misma como líder, o desde el sitio del que me toque aportar.

Para mí el trabajo deja de ser trabajo simplemente, cuando las cosas van engranando, cuando el ritmo que toma la evolución deja de ser un problema y se convierte en parte de la solución, cuando podés tener claro el norte, y sos capaz de que los otros también lo vean claramente; en ese punto se logra que los resultados converjan hacia un objetivo, y tu profesión no solo sea un trabajo más.

 

• ¿Y de ser mamá?

Ser mamá es el mayor de los títulos que pude haber obtenido en mi vida, fui mamá muy joven y pronto me di cuenta cómo mi vida dio un giro total. Desde temprano se convirtió en mi motor, y es lo que me empuja hasta hoy para cumplir con el resto de mis roles en la sociedad.

Ser mamá me enseñó a ser paciente, a no ser egoísta, me dio lecciones de vida cuando tuve que elegir entre lo urgente y lo importante, me permitió aprender a errar, y a buscar siempre en los aciertos y en las dificultades a la mejor versión de mí misma como mujer.

Aprendí que vale mucho más el ejemplo que un sermón, aprendí la importancia de la coherencia entre lo que digo y lo que hago, aplicando esta regla a cada aspecto de mi vida, pero sobre todo me regalo la capacidad de disfrutar de cada momento como único. 

Después de todos estos años llevando una vida laboral tan activa, muchas veces hasta criticada por mi mismo género, creo que si vuelvo el tiempo atrás hubiera elegido el mismo camino.

Me encanta ver los logros de mis hijos, gritar sus goles, llorar con las obras de teatro donde con un simple disfraz de árbol o león me muestran lo vulnerable que soy. Ser mamá es simplemente mágico.

Me siento comprometida con las personas que estoy formando y entregando a la vida, respetando sus tiempos, decisiones, guiándoles, pero sobre todo, asegurándome que sean personas de bien. 

 

• ¿Cómo haces para mantener un equilibrio entre tu vida familiar y laboral?

Creo que lo más importante para mantener ese equilibrio, es lograr mi equilibrio mismo como mujer. La mujer hoy en día se exige demasiado, o nos exigen demasiado; de repente nos encontramos frente a la vida laboral, la casa, los chicos, y las obligaciones del día a día.  La revolución feminista salió a las calles para buscar derechos y obligaciones que hoy nos tocan honrar y claramente es decisión de cada una poner en perspectiva estas exigencias, pero cuando elegís una carrera laboral y cumplir con tu rol de madre, lo primero que hay que cuidar es a una misma. Las mujeres nos damos pocos permisos para cuidarnos, poco tiempo para nosotras mismas. Sin embargo, el equilibrio propio de la mujer y su armonía es el cimiento fundamental para que el resto de los roles que queremos desempeñar no entren en conflicto y ocasionen el quiebre de alguno de estos.

Creo que este equilibrio supone un esfuerzo adicional, ser constantes, metódicas y ordenadas, dar y respetar los tiempos de cada uno, en este sentido dedicar el tiempo necesario o mas en las ocasiones que el trabajo lo demande, y así mismo que el tiempo de la familia no se vea afectado bajo ninguna circunstancia, sin descuidar algo de tiempo que cada una debe dedicarse a sí misma. 

Al final parece un juego de malabaristas, y en muchos casos lo es, pero tener un objetivo claro, una motivación sana y el apoyo de tu familia; al igual que la fe realmente creo que puede mover montañas.

 

• ¿Te parece que es posible ejercer ambos roles sin descuidar uno de ellos?

Totalmente, y estoy convencida como ya lo dije, que el orden y la disciplina que cada una le imparta a su vida es clave para hacer que estos roles convivan y se realicen de la mejor manera.

Estoy también convencida de que la calidad de tiempo es mucho mas importante que la cantidad, y en este sentido si pongo en perspectiva mi vida laborar y de mujer, todas estas conclusiones a las que llego me demuestran que estoy al menos en mi experiencia en lo correcto. Andar corriendo me permite que esa pausa que hago para almorzar con mis hijos es única, llevarlos y buscarlos del colegio, o de alguna fiesta me permiten aprovechar ese momento para escucharlos, para compartir de verdad.

Un día uno de ellos me reclamo que yo no me sentaba a estudiar con El de tarde como lo hacían el resto de las mamas, le explique que claramente yo ya había terminado el colegio y no tenia porque volver a estudiar, lo cual puede parecer muy cruel, pero apretando el corazón le explique que en lugar de sentarme a estudiar con él, yo le enseñaría a estudiar, y es lo que hice, y de alguna forma es hacerlos también responsables de los roles que hoy les toca. 

Y por otra parte, tal como lo mencione, la similitud en los roles de mujer y de gerente, me exige también desarrollar en mi equipo la capacidad de cada uno como pieza clave dentro de la estructura, que sean conscientes de la importancia de que cada uno cumpla con su rol, y acompañarlos en su crecimiento, creo que no hay nada mas satisfactorio como cabeza de un equipo que ver a tus colaboradores superándose día a día.

 

• Teniendo en cuenta el aumento progresivo del posicionamiento de la mujer en las altas planas ejecutivas… ¿Qué cambios deberían generarse desde el interior de las empresas para que las mujeres puedan alcanzar su máximo potencial como personas y al mismo tiempo, como profesionales? ¿Para apoyarlas y reducir enfermedades como el estrés laboral, burnout, etc.?

Creo que el primer paso es que nosotros mismos, hombres y mujeres al frente de una empresa, debemos tomar conciencia de lo que significa hoy el posicionamiento de las mujeres en el ámbito laboral. Tomar esa conciencia no es mas que aceptar que claramente las mujeres son tan aptas para cargos gerenciales como cualquier hombre, y crear esos espacios, La fuerza laboral femenina es enorme, incluso siendo algo feminista, creo que las mujeres tienen ciertas cualidades que los hombres no, ellas son tenaces, con una conducción más horizontal, y una orientación más profunda hacia las personas, logrando mayores compromisos por su cercanía con la gente con la que trabajan. Tienen capacidad de administrar varias cosas a la vez con lo cual son altamente eficaces, se enfocan cien por ciento en sus proyectos y desafíos, pues fuera del ámbito laboral también tienen un sinfín de asuntos que atender, lo cual es el principal punto de inflexión y diferencia con la mayoría de los hombres.

Las empresas deben adoptar políticas más allá que la igualdad que no es más que una expresión de deseo, puntos concretos a la hora de valorar un recurso, apoyar e impulsar cambios en los métodos de trabajo en los que primen la eficacia y medir los resultados basados en la gestión, y no basados en la presencia, que midan los resultados de los equipos y sus rendimientos desde lo particular hasta lo global como consecuencia de la gestión sin discriminar género, y poner en valor aquellas fortalezas que demuestren los equipos liderados por mujeres, replicando las mismas al resto de la organización, buenas prácticas implementadas por mujeres lideres que se tomen como políticas de la empresa, creo que son acciones concretas que pueden tener un gran impacto.

El stress laboral es un mal de todos hombres y mujeres, pero en el caso de las mujeres en cargos gerenciales la presión por la competencia masculina le suma un condimento al día a día, además de la presión ejercida justamente por la capacidad de realizar varias tareas al mismo es un punto que ha sido sobrevalorado por la sociedad ocasionando muchas veces una distribución desigual de las cargas laborales y familiares. Algunas maneras de reducir esta presión es trabajar en programas para eliminar las diferencias de genero en las retribuciones, trabajar en programas que garanticen que las mujeres están en igualdad de condiciones también en cuanto a formación, ofrecer programas de coaching o mentoring con énfasis en género, y también algunas acciones puntuales que permitan de alguna forma flexibilizar tiempos que precisen ser destinados puntualmente a la familia por a o b motivo en horario laboral siempre y cuando sea posible, y sin que esto suponga una carga mas de stress para la colaboradora.

 

• ¿Qué espacios u oportunidades brinda el Banco Basa para que las mujeres con hijos puedan equilibrar su vida familiar y laboral?

El Banco Basa ha acompañado el crecimiento continuo de la mujer en el ámbito laboral, dando lugar a un alto porcentaje de mujeres no solo en la plana gerencial, si no en el porcentaje total del staff del Banco. Las mujeres que cumplimos con roles gerenciales nos hemos posicionado liderando proyectos, comités, representando al Banco en varios ámbitos, y ayudando a otras mujeres a que se empoderen de sus habilidades, ayudándolas a crecer.

Las mujeres del Banco ocupan un espacio muy especial en la organización. Nuestra Institución esta fuertemente comprometida con acciones como Octubre Rosa, en lucha contra el cáncer de mama, junto a otras acciones que ponen en valor a la mujer como base de nuestra Sociedad.

 

• ¿Qué consejos darías a otras mujeres que enfrentan el mismo desafío de acompañar a los hijos en su desarrollo y al mismo tiempo, ejercer un rol gerencial en alguna empresa?

¡Creo que el primer consejo que les daría es el de no morir en el intento!, no tener miedo a equivocarse y levantarse las veces que sea necesario, no hace falta posponerte como mujer, como profesional, o como madre, todos estos roles son posibles, con convicción, con ganas, mucha disciplina, y pasión por lo que haces, que sería el otro consejo que les daría , buscar algo que les apasiones, amar lo que hacen, que el trabajo realmente impacte de manera positiva en su vida, y en su realización con profesional. 

También me gustaría transmitirles confianza, pero es algo que con los años se adquiere, entre tanto, les diría que nunca dejen de opinar, de proponer, de cambiar las cosas, desafíen, confronten conservando las formas, yo estoy convencida que no hay nada mas poderoso que una mujer decidida.

Y por último siempre tener presente que es Calidad y no Cantidad de tiempo que le dedicamos a nuestros hijos, no sientan tanta culpa, ni por ausentarse de casa, ni por ausentarse de esa reunión tan importante por alguna causa que la familia lo demande, hay que buscar ese equilibrio siempre, una mujer realizada es la que forma a sus hijos en valores y sobre todo en el afecto, y al mismo tiempo ama lo que hace y lucha por conseguir de esta forma sus objetivos.

Tags
Ver más

Artículos relacionados

Botón volver arriba
Cerrar